...nos mordimos los dedos

Para que una herida sane, hay que dejar de tocarla.

— Pero no puedo dejar de pensar en eso, joder :’(

(Fuente: textos-del-alma, vía hablandoconlasestrellas)