...nos mordimos los dedos